Contacto
LA TRASTIENDA de   
 

Difusión de contenidos científicos y tecnológicos
Cuéntanos qué podemos hacer juntos

Para que hablemos de tu proyecto sin compromiso y ver en qué te podemos ayudar, por favor, escribe a info@videoy3d.com o utiliza el siguiente formulario:
Nombre:
Correo electrónico:
Mensaje:
Para cumplir con la Ley 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal le informamos de que este formulario se convierte simplemente en un correo electrónico de carácter personal y sus datos NO serán almacenados ni tratados de nunguna otra manera.

EL MACABRO ORIGEN DE LOS TRANSPLANTES DE ÓRGANOS


El transplante de órganos es actualmente una técnica habitual que logra salvar innumerables vidas gracias a la generosidad de las familias de fallecidos o a los propios donantes en vida. Pero pocos saben cuál es el origen un tanto truculento de esta técnica médica.

Aunque los orígenes son inciertos por estar poco documentados, parece que ya en el siglo II A. C. se producían autotrasplantes de piel (de una parte a otra dentro del mismo cuerpo). El primer transplante con éxito documentado se produjo en el año 1905 cuando Eduard Zirm logró el transplante de córnea en la Olomouc Eye Clinic, en lo que hoy es la República Checa.

Los orígenes experimentales de los transplantes de órganos enteros se remontan a primeros del siglo XX, cuando una serie de científicos sobre todo rusos experimentó la posibilidad de mantener animales con vida separando sus órganos de su cuerpo.

Uno de los pioneros en el transplante de órganos fue el ruso Sergei Bryukhonenko (1890-1960) quien experimentó con perros a los que separaba la cabeza y los mantenía vivos mediante un aparato de su invención que recirculaba la sangre. Existe un polémico vídeo de esos experimentos que en ocasiones se ha tachado de fraude, ya que se observa que todo en el vídeo es falso, una especie de dramatización documental. Es entendible que en aquella época (hacia 1940) la divulgación científica mediante películas era una novedad, era más un espectáculo que un documento riguroso, pero el vídeo refleja los experimentos que están perfectamente documentados en numerosas revistas de prestigio y que fueron repetidos, por ejemplo, en el tercer congreso de fisiología de la URSS del 1 de Junio de 1928. Estos experimentos, entre otros, contribuyeron a que hoy día se salven muchas vidas gracias a los transplantes de órganos.

Los primeros transplantes de órganos se empezaron a realizar en perros, siendo el soviético Vladimir Petrovich Demikhov uno de los padres de los transplantes (y quien acuñó el término "transplantología"). Entre 1930 y 1940 realizó múltiples transplantes de corazón e incluso de corazón y pulmón al mismo tiempo. Durante la década de los 50 también realizó transplantes de cabeza generando perros con dos cabezas por lo que fue ampliamente conocido. Demikhov escribió el primer monográfico sobre transplantes "Transplantes experimentales de órganos vitales", publicado en 1962. Posteriormente, inspirado en su obra, el doctor estadounidense Robert Joseph White, con más de 10.000 operaciones quirúrgicas y un ingente número de publicaciones sobre transplantes, realizó un transplante de cabeza entre monos, algunos de los cuales sobrevivieron hasta ser eutanasiados.

En humanos, el primer intento de transplante de un órgano procedente de un cuerpo fallecido lo realizó el cirujano ucraniano Yo Yo Voronoy en la década de 1930, pero no resultó. Peter Medawar empezó a sospechar que el principal problema de este tipo de alotransplantes (de un individuo a otro de la misma especie) podría ser el rechazo por una reacción inmune hacia el órgano transplantado y propuso, en 1951, el uso de inmunosupresores como la recién descubierta cortisona (posteriormente en 1959 se descubrió otra más efectiva, la azatioprina, pero no fue hasta 1970 cuando el descubrimiento de la ciclosporina proporcionó el mejor inmunosupresor para transplantes). Es por eso que Joseph Murray y J. Hartwell Harrison lograron con éxito un transplante de riñón entre gemelos en 1954, ya que los gemelos son genéticamente idénticos y no había problema de rechazo.

El 3 de diciembre de 1967, el doctor sudafricano Christiaan Neethling Barnard (8 de Noviembre de 1922 – 2 de Septiembre de 2001) logró con éxito el primer transplante de corazón tras 9 horas con un equipo de 30 personas. Con una experiencia de más de 50 perros transplantados, dio el salto gracias al paciente Louis Washkansky de 54 años, diabético y con una enfermedad cardiaca incurable. La donante fue Denise Darwall, una joven que sufrió un daño cerebral severo tras un accidente el 2 de diciembre de 1967 al cruzar la calle en Cape Town. Su padre autorizó el transplante. El paciente duró 18 días muriendo de neumonía debido a las drogas inmunosupresoras. Posteriormente practicó un gran número de transplantes, pero con poco éxito. Sin embargo, mientras otros colegas suyos se rindieron, él persistió hasta la aparición de la ciclosporina, el inmunosupresor que revolucionó esta técnica convirtiéndola en un éxito. Realizó también transplantes heterotópicos (dejando el órgano defectuoso como apoyo al nuevo) e incluso hizo el pimer xenotransplante (de otra especie con órganos similares a la humana) a una niña mantenida con un corazón artificial, aunque fracasó.

Actualmente se realilzan anualmente en el mundo más de 60.000 transplantes de riñón, más de 20.000 de hígado y más de 5.000 de corazón. España es con mucho la primera en la lista mundial con 32 donantes por cada millón de habitantes. En el año 2010 hubo en España 1.502 donantes de órganos lo que posibilitó la realización de un total de 3.756 trasplantes.

Añade tu comentario:


Nombre:
Comentario: